bootstrap modal popup

San Marcos

.
Juan Pascual de Mena
(Villaseca de la Sagra -Toledo-, 1707 - Madrid, 1784). 
Madera de pino policromada. 
Restaurado en marzo de 2015.

En el grueso volumen que simula escribir, aparecen las primeras palabras de su evangelio, escritas según el original griego.

EL RETABLO


El retablo mayor, también de madera imitando mármoles, está formado por un zócalo cóncavo, donde se aloja el ostensorio, sobre tres gradas y dos columnas, imitando sepentina. Orden compuesto, con capiteles dorados, que sostienen un entablamento con un frontón circular abierto y desventrado.


En el centro del entablamento, dos palmas cruzadas sirven de base a una corona de laurel, símbolo de la victoria alcanzada por san Marcos a través de su martirio.


Sobre los cortes inferiores del frontón, sendos ángeles sentados, figurados como jóvenes, obra de Roberto Michel, como todos los de la iglesia.


En el centro del frontón partido se abre un óculo con una vidriera que representa al Espíritu Santo en forma de paloma rodeada de cabezas de querubines, de la cual parte la iluminación del alma en forma de rayos dorados. Esos rayos se prolongan visualmente en los que, surgiendo por la zona inferior del entablamento, llegan hasta la imagen de san Marcos.


En la parte inferior del óculo, un ángel niño sentado sobre una nube.

Ocupa la única casilla del retablo una monumental imagen de san Marcos sobre una alta peana, que reprodeuce los motivos decorativos del zócalo. La talla de madera, obra de Juan Pascual de Mena,  muestra al evangelista sentado sobre su león emblemático, vestido con túnica verde y manto rojo, según la pauta empleada en todo el templo. Está representado de perfil, en actitud de escribir, mientras se gira hacia el frente, lo que da a la figura un movimiento aún barroco.


El manto cae en pliegues agitados dejando ver una pierna flexionada. En el grueso volumen que simula escribir, aparecen las primeras palabras de su evangelio, escritas según el original griego.


A los lados del retablo, dos ángeles figurados como jóvenes, de pie. El del lado de la epístola pide silencio a los congregados, y el del lado del evangelio señala hacia el altar, donde se produce el milagro eucarístico.

HAGIOGRAFÍA


San Marcos fue el primero en poner por escrito las enseñanzas de Jesús, entre los años 65 y 75, a petición de los discípulos de san Pedro, entre los que se encotraba él mismo.


Obispo de Alejandría, un día, mientras estaba celebrando la Eucaristía, fue secuestrado, apaleado, arrastrado por las calles de Alejandría y encerrado en un calabozo, donde murió como consecuencia de las heridas. Al día siguiente, volvieron a arrastrar el cadáver con intención de quemarlo, pero una fuerte tormenta les hizo abandonar el cuerpo, que fue recogido por los cristianos para enterrarlo.


Su fiesta se celebra el 25 de abril.


La parroquia de san Marcos de Madrid goza de un privilegio especial, concedido por el papa san Pío X: la indulgencia plenaria para aquellos fieles que celebren la Eucaristía en san Marcos el 25 de abril, día de su fiesta, con las condiciones acostumbradas (confesión, comunión y oración por las intenciones del Papa).