Historia

Un lugar de descanso

La zona donde hoy se levanta la actual parroquia de San Marcos era ya en el siglo VIII una zona de huertas (algannet) de donde tomaba su nombre el cercano barranco de Leganitos.


Reconquistada Madrid en 1085 por Alfonso VI, al poco tiempo se fundó el monasterio benedictino de San Martín (en la actual plaza de San Martín, entre las calles de las Hileras, del Arenal y de San Martín), dependiente de Santo Domingo de Silos. Las huertas de la actual Plaza de España y aledaños pasaron entonces a ser propiedad del nuevo monasterio. Posteriormente el lugar se conoció como “Prado de Leganitos”, situado en las afueras de Madrid, y donde acudían los madrileños en busca de aire fresco en las noches calurosas, junto con el Prado de San Jerónimo (Paseo del Prado).


Con Felipe III el monasterio de San Martín se independizó de Silos, pasando a tener abad propio. Hacia 1600 se construyó un nuevo monasterio e iglesia, obra de Gaspar Ordóñez, y hacia 1632 una ermita dedicada a San Marcos en el solar actual, como iglesia filial del monasterio de San Martín. Obra de Marcos López, fue continuada por Pedro de Ribera y José Benito de Churriguera. En el plano de Texeira (1656) ya aparece configurada la calle actual, con el nombre de “calle de San Marcos”.


En el XVIII la zona se convirtió en un paseo frecuentado. Frente al tradicional “Prado” en las inmediaciones del Retiro, la zona de la Plaza de España recibió el nombre de “Prado Nuevo”.

 

La fundación


El 25 de abril de 1707, festividad de San Marcos, D. Felipe de Borbón (pretendiente al trono español tras la muerte sin herederos de Carlos II de Austria) conseguiría una victoria decisiva para la Guerra de Sucesión en Almansa (Albacete). Se planteó entonces la dedicación de una iglesia al evangelista san Marcos como acción de gracias. Sin embargo, el proyecto no se concretó hasta 42 años después, en 1749. Por aquel entonces se llevaban más de 10 años trabajando en la construcción del “Palacio Nuevo”, tras el incendio del Alcázar en la Nochebuena de 1734 (a pesar de su fama de larga obra, San Lorenzo de El Escorial tardó 22 años en construirse, y el Palacio Real, 26). Quizá su proximidad al Palacio influyó en la elección de la ermita del santo para hacer realidad el viejo proyecto de iglesia.

La iglesia de San Marcos se construyó finalmente de 1749 a 1753 (fue consagrada el 22 de abril, víspera de san Marcos, de ese año) sin que su patrocinador, Felipe V, llegase a ver el comienzo de las obras, pues muró en 1746. Es la primera obra importante de Ventura Rodríguez, que tenía 32 años, siendo abad de San Martín fray Martín Sarmiento (1746-1749). Ventura Rodríguez se convertiría en uno de los principales representantes del neoclasicismo académico que se impuso en la arquitectura española a partir de mediados del XVIII. Sin embargo, aquí logra una de las mejores obras del último barroco madrileño.


Poco después (1789), en el cercano terreno de la actual Plaza de España, Manuel Martín Rodríguez, sobrino de Ventura Rodríguez, construiría el cuartel de San Gil (proyectado como convento, aunque no llegó a funcionar como tal), derribado en 1908. En su solar se construyó el Salón–Teatro Regio hasta su derribo en 1918 para abrir la Plaza de España.


La iglesia de San Marcos, parroquia desde 1836, sufrió un importante incendio en 1925, que afectó sobre todo al camarín de San Marcos (que perdió sus pinturas murales) y al Corazón de Jesús, que tuvo que ser repuesto. La restauración, acometida en 1926, corrió a cargo del arquitecto  Francisco García Nava.


No sufrió grandes daños durante la Guerra Civil, y pudo ser declarada Monumento Nacional en 1944. En el año 1975 fue rehabilitada en profundidad bajo la dirección de Dª Ángeles Hernández-Rubio Muñoyerro. La última actuación importante llevada a cabo fue la restauración de la cúpula (Juan Armindo Hernández Montero, 1984). El extraordinario órgano de esta iglesia espera el patrocinio que le devuelva la voz…

 

Descripción general


La planta de la iglesia está basada en una de Juvarra para San Felipe Neri de Turín. A pesar de lo irregular del solar y de las pequeñas proporciones de éste, consigue un efecto de gran dinamismo mediante la intersección de 5 elipses: la planta está formada por 3 elipses, con el eje mayor de la elipse del presbiterio perpendicular al de las otras dos, a las que hay que añadir el atrio y el camarín de San Marcos, con sus ejes mayores paralelos al del presbiterio.


Los muros se articulan con grandes pilastras y semicolumnas, rematadas por capiteles de orden compuesto donde las hojas de acanto han sido sustituidas por una cabeza de león, animal emblemático de San Marcos.

 

Interior del templo

Haga clic sobre los números del plano para acceder a información más detallada
Textos: Carlos Montes-Botella

 

Planta de la iglesia

San Benito Santa Escolástica Órgano Sagrado Corazón Cristo de la Guía San José Virgen "Sabatina" San Blas Cúpula San Marcos Soledad

 

1.- Órgano
7.- Nuestra Señora de "la Sabatina"
2.- San Benito
8.- Nuestra Señora de la Soledad. Cristo yacente. Cara de Dios
3.- San Antonio
9.- San Blas
4.- Sagrado Corazón
10.- Santa Escolástica
5.- San José
11.- Cristo de la Guía
6.- San Marcos
12.- Cúpula y pechinas

 

volver

© Parroquia de San Marcos, 2014